Siete planetas terrestres orbitando la estrella TRAPPIST-1, algunos de ellos “potencialmente habitables”

Hace un año se hizo público el descubrimiento de tres planetas de tipo terrestre por el equipo del programa TRAPPIST del Observatorio Europeo Austral (ESO) alrededor de una pequeña estrella conocida ahora como TRAPPIST-1. Dicho programa TRAPPIST (TRAnsiting Planets and PlanetesImals Small Telescope) usa un pequeño telescopio de apenas 60cm de diámetro en el Observatorio de La Silla en Chile y se dedica a buscar planetas extrasolares mediante el método de tránsito alrededor de enanas rojas y enanas marrones.

Concepción artística desde la superficie del planeta TRAPPIST-1f. Créditos: NASA.

Concepción artística desde la superficie del planeta TRAPPIST-1f. Créditos: NASA.

Pues bien, ayer en un comunicado conjunto entre los responsables del programa y también de la NASA se hizo público que no están solos los tres planetas orbitando la estrella TRAPPIST-1, sino que son siete los planetas descubiertos, todos de tipo terrestre y todos de tamaño similar a la Tierra o incluso más pequeños, situados tres de ellos en la región denominada “zona habitable” que no es más que una zona imaginaria donde el agua en caso de existir en aquellos planetas se podría mantener en estado líquido. En cada estrella esta zona es diferente. Por poner un ejemplo, los planetas descubiertos estarían más cerca de su estrella que el planeta Mercurio del Sol, pero al ser una estrella ultrafría, la zona denominada habitable estaría más cerca de la misma. 

datos-de-los-planetas-del-sistema-estelar-de-trappist-1-y-del-sistema-solar-interior

Datos de los planetas descubiertos en el sistema planetario TRAPPIST-1 y el Sistema Solar interior. Créditos: NASA/JPL-Caltech.

La estrella TRAPPIST-1 fue descubierta por el mismo equipo que ha descubierto los planetas, de ahí el nombre de la misma, aunque también es conocida por el “inolvidable” nombre de 2MASS J23062928−0502285, ¿recordáis?… Es una enana roja situada en la constelación de Acuario a 39 años luz de distancia con una masa estimada de entre el 8 y 12% de la solar. Es decir, apenas un poco más grande que el planeta gaseoso Júpiter.

Comparación de tamaño entre la estrella TRAPPIST-1 y el Sol. Créditos: ESO.

Estando claro que es una maravillosa noticia por la relativa cercanía del sistema planetario, el numeroso número de planetas supuestamente de tipo terrestre en el mismo sistema estelar, y que este tipo de estrellas es el más numeroso en nuestra galaxia, son de sobra razones que llevan a pensar en la posibilidad de encontrar vida en alguno de estos planetas recién descubiertos, pero vayamos por partes y no lancemos las campanas al vuelo. Se necesitan más datos para no hablar de suposiciones y primero antes de pensar en vida debemos resolver si son “habitables” o no. Uno de los datos necesarios es conocer la atmósfera de los mismos. Al estar tan próximos a una estrella de este tipo, es posible que sean mundos estériles a causa de la emisión ultravioleta y de rayos-x de la estrella si no cuentan con una densa atmósfera. Por otro lado los planetas más próximos tendrán acoplamiento de marea, ofreciendo siempre la misma cara a la estrella, además de que por ejemplo, el más cercano de ellos, su vuelta alrededor de la estrella apenas dura un día terrestre… De los siete hay uno que a priori parece más potencialmente habitable que el resto, pero de momento los datos que se tienen son excasos. Solo pensar en un cielo con nada menos que seis planetas visibles a simple vista, ni a los más atrevidos en el mundo de ciencia ficción se les había ocurrido antes plasmar en el cine semejante estampa.

Sistema planetario TRAPPIST-1

Póster artístico del sistema planetario TRAPPIST-1. Créditos: NASA.

En definitiva son datos que hablando de condiciones de habitabilidad y semejanza a nuestro planeta podrían mermar las opciones de los candidatos hasta que la próxima generación de telescopios como el James Webb o el observatorio CHEOPS puedan estudiar a fondo estos nuevos mundos y poder determinar de forma más clara su posible habitabilidad o no. Hasta entonces mejor no lanzar las campanas al vuelo, por ejemplo claro y cercano ya tenemos a Venus que está dentro de la denominada zona habitable del Sol y que, mucho antes de conocer sus condiciones extremas atmosféricas y de nula habitabilidad, el químico y físico Svante Arrhenius, premio Nobel de Química en 1903, escribió en 1918 sobre nuestro vecino planeta como un mundo verde y húmedo. Años más tarde a mediados de siglo pasado los terrícolas ya podían saber que difícilmente podrían encontrar a seres venusianos en un mundo a 500ºC donde llueve ácido sulfúrico y una presión cien veces mayor a la terrestre en su superficie.

A pesar de todo el futuro se antoja emocionante. Hemos sido capaces de descubrir planetas más pequeños que el nuestro, en estrellas más pequeñas que nuestro Sol y con limitados medios que se verán superados en el futuro cercano. Un futuro prometedor nos espera.

Si quieren conocer más información acerca de este sistema planetario múltiple, ya dispone de página web en inglés: http://www.trappist.one

Anuncios

Publicado el 23 febrero, 2017 en ESPACIO PROFUNDO y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: