Archivo de la categoría: OFFTOPIC

‘The Martian’, una aventura científica

Tras días en la cartelera de los cines españoles, hoy primer día de la fiesta del cine, he podido ir a ver la película de “Marte (el marciano)” tras varios meses de leer la novela “El marciano” del autor novel Andy Weir. Esta publicación o crítica contiene “spoilers” que para quien no sepa lo que es, simplemente decir que si no has leído la novela o visto la película pero es tu intención, no sigas leyendo esta publicación, ya tendrás tiempo después de hacerlo.

En primer lugar se trata de una adaptación muy fiel al libro, limitaciones aparte por el formato, lo que no suele ser muy común en este tipo de adaptaciones. La historia es de ciencia ficción muy realista, de un futuro posible muy cercano, empleando tecnologías probadas en su mayor parte por las agencias espaciales y recrean los conocimientos que tenemos de Marte en la actualidad. Por supuesto hay muchos “gazapos” desde el punto de vista tecnológico que detallaremos más adelante y desde el científico también. Quizás esto último es el mayor fundamento de la novela que en la película adquiere un papel secundario o irrelevante.

La novela detalla la resolución por parte del botánico e ingeniero mecánico Matt Whitney, de los problemas que le van surgiendo además de los que ya parte en la historia. Está sólo, sin apenas agua ni comida y sin posibilidades de comunicarse con la Tierra, contando además con muy pocos recursos materiales. Aplica el Conocimiento Científico con mayúsculas y grandes dosis de ingenio para seguir con vida, además de lograr una atmósfera mayor de soledad y nos hace conectar rápidamente con el protagonista en los momentos más angustiosos de la historia. En la película en cambio, se trata más de una aventura o viaje por la supervivencia dejando a un lado los contenidos científicos, haciendo por tanto de la misma, un entretenimiento para todos los públicos.

El principal error de la historia es el que genera la misma. Una tormenta marciana, por muy fuerte que sea no puede arrastrar a un astronauta a metros de distancia debido a la escasa presión atmosférica. Tampoco despresurizar parte de los módulos de soporte vital o VAB con lonas y cinta aislante. El error de usar iluminación dentro del casco de una escafandra espacial que ciega al astronauta tiene su explicación, ya que ningún director pagaría millones de dólares a un actor para que no se le vea su cara dentro del traje espacial además de así poder percibir sus emociones y expresiones faciales. Por otro lado me esperaba más de los paisajes marcianos, con montañas muy escarpadas con rampas casi verticales, cuando es una superficie muy vieja y erosionada y por decirlo de alguna manera, más plana. No mencionan ni recrean tampoco la gravedad marciana que es una tercera parte la terrestre, quizás uno de los mayores hándicaps de una posible misión tripulada.

El final del film deja mucho que desear para un servidor, no así en la novela, y la parte en la que están los responsables de la misión de la NASA en la CSNA china diciendo a los técnicos chinos “esto no lo hacemos así desde el Apolo 8” menospreciando la forma de hacer de los éstos, me parece muy del típico estilo hollywood, intentando poner siempre por delante a EEUU menospreciando al resto. Esto último ausente en el libro.

A pesar de todo, aconsejo es una película que todo aficionado al espacio debería de ver. Pero si pueden leer la novela mucho mejor. Es una novela corta de lectura fácil incluso para los no aficionados a la aeronáutica y el espacio en general, donde te mantiene intrigado hasta el final, compartiendo las angustias del protagonista para poder sobrevivir y más divertida, debido al carácter más cómico del “mejor botánico del planeta” en la novela…

¡Toma ya, Neil Armstrong!“.

Anuncios