Archivo de la categoría: Sin categoría

45 años de la llegada del hombre a la Luna

El 21 de julio de 2019 se cumplen 45 años del primer alunizaje en la Luna. Los astronautas norteamericanos Neil Amstrong y Buzz Aldrin se convirtieron en las primeras hombres en pisar la superficie lunar durante la misión Apolo 11, tan solo 11 años después del lanzamiento del primer satélite artificial, el Sputnik de la ya extinta Unión Soviética.

Definitivamente, el Apolo 11 fue la cumbre de la carrera espacial entre las dos superpotencias de la Guerra Fría y muy posiblemente de nuestra historia como civilización. La hazaña es aún más impresionante si la situamos en su contexto histórico y social. Hoy en día cualquier teléfono móvil tiene mayor poder de computación que todos los sistemas de la naves Apolo juntos. Una época donde no existían ordenadores personales ni calculadoras de bolsillo. Los ingenieros y técnicos de la misión realizaron la mayor parte de su trabajo con simples reglas de cálculo. En tan solo 8 años desde el discurso del presidente John F. Kennedy donde apostó decididamente con recursos prácticamente ilimitados a conseguir el mayor reto de todos, pisar la Luna. Previamente los rivales soviéticos se habían adelantado con la puesta en marcha del primer satélite comercial y poco después poner el primer hombre y la primera mujer en el espacio. La carrera espacial empezó mal para los norteamericanos. Pero a raíz de ese impulso decidido por la innovación tecnológica y capacidad espacial, consiguieron mandar siete misiones a la superficie lunar, llegando seis a alunizar y la restante pudo suponer una catástrofe mortal.

El lanzador diseñado para las misiones del programa lunar, el cohete Saturno V, que con cerca de 110 metros de altura y 10 metros de diámetro y una masa total de casi 3.000 toneladas, podía enviar 118 toneladas a órbita baja terrestre, capacidades que aún hoy nunca se han visto superadas. El lanzador más potente en servicio en la actualidad es el Delta IV empresa norteamericana ULA (formada por Boeing y Lockheed Martin) capaz de poner en órbita baja algo más de 28 toneladas.

La nave espacial Apolo se componía de varias etapas, el módulo de comando que les llevaría a la luna a tres tripulantes y el módulo lunar diseñado para dos. Durante las misiones en el la superficie, uno de los integrantes de la misión esperaría en órbita mientras los dos restantes pisarían la luna.

La huella del ser humano en la Luna. Esta imagen fue tomada por Buzz Aldrin en la misión Apolo 11 en la Luna el 21 de julio de 1969. Muestra el mayor reto de ingeniería jamás realizado y la culminación de la carrera lunar entre Estados Unidos y la Unión Soviética en plena crisis nuclear, , demostrando que tan lejos puede llegar nuestra especie si se lo propone.  Las huellas de las doce personas que caminaron sobre la Luna y los restos de los equipos de las seis misiones que alunizaron, permanecerán algunos millones de años antes de que sean borradas por la lenta pero acción erosiva de los micrometeoritos y el viento solar.

El legado del programa Apolo fue demostrar la capacidad de la Humanidad para viajar a otros mundos. Pese a las impresionantes barreras técnicas, científicas, políticas y económicas, se logró mandar no solo a una, sino a doce personas a la superficie de otro astro. Para las superpotencias, supuso la manera de disputar la supremacía tecnológica como marco de la carrera lunar representó la otra cara de la moneda de las tensiones y escaladas bélicas por todo el mundo. usando el desarrollo tecnológico como marco pacífico de competición en un planeta al borde del suicidio nuclear, llegando a donde nadie ha llegado jamás

 

 

Anuncios