Superficie de Mercurio

Mercurio no tiene una atmósfera densa por lo que con ayuda de un telescopio podemos distinguir accidentes oscuros y brillantes sobre su superficie de tono gris. No sería hasta la llegada de la sonda Mariner 10 cuando pudimos contemplar por primera vez la superficie de cerca. La sonda solo pudo cartografiar un 40% de su superficie, revelando un paisaje lunar, con numerosos cráteres y cuencas de impacto, ausencia de volcanes y canales que indiquen signos de erupción de lava y numerosos escarpes de gran longitud evidenciando que el planeta contrajo su tamaño debido al enfriamiento en el proceso de formación del planeta. Ya en 2011 la sonda Messenger completó el mapeo de la totalidad de la superficie y un estudio de composición mineralógica.

Al comenzar la exploración de la superficie del planeta, la comunidad científica internacional ha “dividido” al planeta en quince diferentes cuadrángulos para su estudio posterior. Van numeados desde H-1 a H-15 en honor a Hermes y llevan nombre de artistas conocidos internacionalmente como Beethoven, Shakespeare, Neruda, Tolstoj, Michaelangelo.

cuadrangulos-de-mercurio

 

En Mercurio entán catalogados los siguientes tipos de accidentes individuales

Cráteres: Mercurio es el planeta más craterizado del Sistema Solar. Se encuentran variadas estructuras de impacto, algunas tienen anillos interiores, montes en su parte central, sistemas de rayos brillantes de material más joven y brillante. Por extensión los más grandes son la cuenca Caloris con 1540km, el cráter Rembrandt con 715km y el cráter Beethoven con 643km. Todos los cráteres llevan nombres de escritores, artistas y compositores conocidos internacionalmente, excepto Caloris, que significa calor en latín.

Escarpes (rupes-rupes): El enfriamiento del planeta generó una contracción de la corteza provocando numerosos escarpes, algunos de más de 400km de longitud. Se denominan rupes y se les bautiza con nombres de embarcaciones históricas. La mayor es Enterprise Rupes con 820km, seguida de Beagle con 630km y Discovery Rupes con 411,91km, ya observada por la sonda Mariner 10 en 1974.

Llanuras (planitia-planitiae): Las grandes llanuras se crearon al solidificar la lava al enfriarse en el pasado remoto del planeta. La más grande, la Caloris Planitia tiene un diámetro de 1500km. Sobthou Planitia o Budh Planitia superan los 1000km. Se les nombra con nombres de Mercurio y otras divinidades de culturas antiguas.

Cadenas de cráteres (catena-catenae): Aunque no muy numerosas, hay tres cádenas lineales de cráteres, todas con nombres de observatorios terrestres como Arecibo Catena o Goldstone Catena.

Valles (vallis-valles): Apenas hay algunos valles catalogados en el planeta, de alrededor de 100km de diámetro. El más largo es el Timgad Vallis con 116km. Todos ellos llevan nombres de ciudades antiguas ya desaparecidas.

Montañas (mons-montes): En Mercurio hay ausencia de regiones montañosas de gran altura. Las más altas se encuentran en el borde noroeste de la cuenca Caloris formadas por el mismo impacto, denominadas Caloris Montes con una altura inferior a los 3 km sobre una extensión de 1000 km, siendo muy similares a los montes formados por el impacto que generó en la luna Imbrium Basin.

Crestas (dorsum-dorsa): Elevaciones del terreno llevan nombres de astrónomos que han contribuido en el estudio de Mercurio, como Antoniadi Dorsum o Schiaparelli Dorsum, ambas formaciones superan los 350km de diámetro.

Depresiones o fosas tectónicas (fossa-fossae): En el centro de la cuenca Caloris hay centenares de depresiones radiales en forma de “araña” llamadas Pantheon Fossae. Estas depresiones tienen una extensión de 311km de diámetro y son únicas en el planeta.

Zonas con diferente albedo: Además de los accidentes anteriormente descritos, existen áreas más oscuras o brillantes que sus zonas adyacentes observadas por el telescopio desde la Tierra. Muchos de ellos están extraídos del mapa de Mercurio realizado por el astrónomo Eugène Michel Antoniadi publicado en 1910.

Superficie de Mercurio

Imágenes de la superficie de Mercurio: Abedin crater, Beagle Rupes y Antoniadi Dorsum. Créditos: NASA.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: