Archivo del sitio

Completada con éxito la misión tripulada china más larga de su historia

La última aventura espacial china que realizaron los “taikonautas” Jing Haipeng y Cheng Dong durante 32 días en el espacio, concluyó ayer con el regreso de la cápsula Shenzhou 11 convirtiéndose en la misión china más larga en el espacio realizada hasta ahora. Los dos astronautas de la misión Shenzhou 11 han permanecido 29 días y 9 horas acoplados a la estación espacial Tiangong 2.

El laboratorio orbital Tiangong 2 es el segundo de su tipo y precursor de la futura estación espacial china Tiangong 3 de 60 toneladas, que se empezará a construir a partir del año que viene.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más adelante está previsto que atraque el primer carguero orbital chino, el Tianzhou 1, vehículo que se encargará del mantenimiento de la futura estación espacial china Tiangong 3.

Poco a poco la República Popular de China avanza en su programa tripulado, con la próxima construcción de una estación orbital para una tripulación permanente en el espacio en misiones de cada vez más duración tal como hicieron los soviéticos con la estación espacial Mir.

Además el pasado mes presentaron sus planes inmediatos para enviar un orbitador y un rover a Marte en la ventana de lanzamiento del año 2020. Antes tienen previsto llegar a la superficie lunar en quizás dos ocasiones. La Chang’e 5, una misión de retorno de muestras lunares y Change’ 4, misión que alunizará en la cara oculta de la Luna con un rover similar al Yutu de la misión Chang’e 3.

Créditos mágenes: Xinhua y http://www.81.cn

 

Anuncios

El Programa Chino de Exploración Lunar

La República Popular de China está avanzando a pasos agigantados en sus programas científicos de exploración espacial. Al mismo tiempo que la agencia y sus astronautas cogen experiencia con misiones tripuladas en la órbita baja de la Tierra con su nave Shenzhou, está desarrollando una gran estación espacial llamada Tiangong y desarrollando un complejo programa de exploración lunar llamado Chang’e.

La Administración Espacial Nacional China (CNSA) concibió el Programa de Exploración Lunar Chang’e inicialmente en tres etapas. La primera consistiría en enviar dos misiones orbitales lunares (Chang’e 1 y Chang’e 2) para el estudio y mapeado de la superficie de la Luna y preparar los posibles lugares de alunizaje para la segunda etapa, compuesta de dos misiones de alunizaje (Chang’e 3 y Chang’e 4). La tercera etapa consistirá en una misión de recogida y retorno de muestras lunares de forma automática (Chang’e 5).


1ª etapa: Misiones orbitales

El orbitador Chang’e 1 se lanzó el 24 de octubre de 2007 a bordo de un lanzador Larga Marcha 3A desde el Centro Espacial de Xichang. Tras tres órbitas alrededor de nuestro planeta y la maniobra de inyección Trans Lunar llegaría a órbita lunar el 5 de noviembre del mismo año, doce días después de su lanzamiento. La sonda, con una masa de 2 350 kg, tras 16 meses orbitando la Luna, impactó con nuestro satélite el 1 de marzo de 2009, cumpliendo con éxito su misión.

La segunda misión, la Chang’e 2 consistía en un orbitador más sofisticado que su predecesor, con más instrumentos y una masa total de 2 480 kg. Fue lanzada el 1 de octubre de 2010 a bordo de un lanzador Larga Marcha 3C desde el Centro Espacial de Xichang, llegando a órbita lunar directamente sin orbitar la Tierra previamente, el 6 de octubre, 4 días y 16 horas después de su lanzamiento. Después de mapear la superficie selenita a resolución de 1,3 m abandonó la órbita lunar el 9 de junio de 2001 rumbo al punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Sol para probar sus estaciones de seguimiento terrestres, y de ahí rumbo al asteroide 4179 Toutatis, al que visitó el 13 de diciembre de 2012. En una sola misión, la CNSA consiguió varios hitos, orbitar la Luna directamente sin orbitar la Tierra, mapear el 100% de la superficie lunar, llegar al punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Sol y visitar un asteroide cercano, toda una proeza teniendo en cuenta la excasa experiencia adquirida con anterioridad.

Esquema de la trayectoria de la sonda Chang'e 2.

Esquema de la trayectoria de la sonda Chang’e 2.


2ª etapa: Alunizajes.

La Chang’e 3 consistía en un módulo aterrizador portando un mini rover, llamado Yutu (“Conejo de Jade”) en su interior. Fue lanzada el 1 de diciembre de 2013 a bordo de un lanzador Larga Marcha 3B desde el Centro Espacial de Xichang. Con una masa de 1 200 kg y el rover de 140 kg entró en órbita polar lunar el 6 de diciembre, alunizando con éxito en la región de Mare Imbrium (“Mar de las lluvias”) cerca de Sinus Iridium (lugar previsto) el 14 de diciembre del mismo año. Tras cumplir con éxito el alunizaje el rover recorrió los alrededores del módulo aterrizador durante dos días lunares antes de que un fallo provocara su inmovilidad. Actualmente el módulo aterrizador y el rover se mantienen activos, superando los planes iniciales de duración primaria de la misión de tres meses, consiguiendo así otro hito para la carrera lunar china, el de posar suavemente una sonda en la superficie y un vehículo de ruedas, hecho que no ocurría desde que la sonda soviética Luna 24 lo hiciera en 1976.

Vídeo conmemorativo de la misión Chang’e 3. Edición: Julio J. Díez.

La Chang’e 4 consistirá en una versión modificada y mejorada de su antedecesora, tal como la Chang’e 2 lo era de la Chang’e 1. Está previsto su lanzamiento para 2017, pero aún no se ha confirmado nada al respecto.

3ª etapa: Recogida y retorno de muestras.

Esta sería sin duda la misión más ambiciosa del programa, la recogida y retorno de muestras lunares a la Tierra por una sonda robótica. La Chang’e 5 está programada para ser lanzada en el año 2017 a bordo de un lanzador Larga Marcha 5 actualmente en desarrollo. Su misión sería la de recoger 2 kg de muestras lunares e introducirlas en un módulo de ascenso que deberá despegar de la superficie lunar y acoplarse en órbita para transferir las muestras a otro módulo orbital situado en órbita polar. Éste módulo estaría compuesto de un módulo de reentrada similar a la cápsula Shenzhou pero de menores dimensiones y un módulo orbital, los cuáles con las muestras ya transferidas abandonarían la órbita lunar rumbo a la Tierra. Todo un complejo sistema que sin duda acortará las pruebas y pasos previos para una hipotética misión tripulada.

La cápsula de reentrada ha sido probada en la misión Chang’5 t1, un demostrador tecnológico que fue lanzado el 23 de octubre de 2014 a un vuelo circunlunar y regresó a la Tierra el 31 de octubre usando una técnica de doble reentrada atmosférica. Esta técnica es la utilizada en las misiones tripuladas Apolo que regresaron tras poner al hombre en la Luna.

Todo parece indicar que una vez concluídas estas tres etapas, lo siguiente sería hacer un vuelo circunlunar tripulado (como la misión Apolo 8) o un alunizaje tripulado. Sin duda un enorme y costoso reto, al que aún no han puesto fecha en el calendario pero que estarían en condiciones de realizar en caso de que prueben las tecnologías capaces de realizar esta proeza en la próxima misión Chang’e 5, como son el lanzador Larga Marcha 5 y el ascenso desde la superficie lunar y acoplamiento en órbita lunar y vuelta a la Tierra.

Desde No Sólo Sputnik estaremos atentos a esta nueva superpotencia espacial que va consiguiendo hitos a cada misión que realiza.

Enlaces de interés: