Archivo del sitio

Las falsas afirmaciones de los medios sobre el sistema planetario de TRAPPIST-1

El anuncio del descubrimiento de al menos cuatro planetas de tipo terrestre en la zona habitable de la estrella TRAPPIST de un total de siete planetas, es sin duda una de las noticias del año en este campo y que probablemente sea el comienzo de próximos descubrimientos de la misma índole en los próximos meses.

Impresión artística desde la superficie de uno de los planetas de TRAPPIST-1

Impresión artística desde la superficie de uno de los planetas alrededor de TRAPPIST-1. Créditos: ESO.

Como siempre, los medios generalistas de comunicación se apresuran a “exagerar” los datos obtenidos de tal hallazgo para llamar la atención del gran público y así conseguir una mayor difusión de la noticia. En numerosas ocasiones confunden términos y en la mayoría de casos la noticia peca de ser errónea y en alguna ocasión llega incluso a ser falsa.

Por ello, aun con riesgo de no ser lo suficientemente preciso, no soy astrónomo ni astrofísico, simplemente un humilde aficionado, pasaré a desgranar algunos datos que hemos podido escuchar y leer estos días en relación a esta noticia y pueden crear confusión por ser parcialmente erróneos o inexactos:

  • Un planeta terrestre no es un planeta similar a la Tierra. Los planetas terrestres, telúricos o rocosos (cualquiera de estos adjetivos es correcto) son planetas formados principalmente por silicatos y con un núcleo de hierro. En nuestro Sistema Solar interior por poner un ejemplo, son denominados planetas terrestres Mercurio, Venus, nuestro planeta y Marte, y de sobra sabemos que ninguno es similar a nuestro planeta. Fuera de nuestro planeta puede haber planetas terrestres de diferentes tipos a los que conocemos, que igualmente poco tienen que ver con nuestro hermoso planeta, como pueden ser planetas de hielo, planetas océano, supertierras, planetas de carbono… Todos ellos se denominan planetas terrestres pero están lejos de ser planetas análogos a la Tierra.
  • La estrella TRAPPIST-1 es una pequeña estrella enana roja de tipo espectral M8. En algún medio obvian alguno de estos adjetivos y pasaría a ser un dato erróneo. Una estrella “roja” a secas bien puede ser una estrella supergigante roja que es como se convertirá nuestro Sol dentro de unos 5000 a 6000 años cuando consuma todo su hidrógeno de su núcleo lo que provocará que aumente su volumen y luminosidad llegando a ser 260 veces mayor y 2000 veces más luminosa que en la actualidad. Por otro lado una enana roja como TRAPPIST-1 o como la estrella más próxima al Sol que es Proxima Centauri, son estrellas muy frías con una temperatura entre 2500 y 5000ºK y un tamaño entre 0,08 y 0,8 masas solares. Al consumir muy lentamente el hidrógeno de su núcleo la vida de este tipo de estrellas es muy larga y son probablemente el tipo de estrella más abundante del universo, por ello el hecho de detectar planetas extrasolares en este tipo de estrellas aumenta las posibilidades de encontrar planetas “potencialmente habitables”.
  • Un planeta “potencialmente habitable” solo quiere decir que se encuentra en una región orbital a una distancia de su estrella donde posiblemente en caso de tener agua, ésta se pueda encontrar en estado líquido en su superficie. Decimos posiblemente porque para que un cuerpo conserve agua en estado líquido se tiene que dar una serie de circunstancias favorables además de encontrarse a una distancia apropiada como tener una masa entre 0,5 y 10 masas terrestres, una presión atmosférica, excentricidad orbital, rotación planetaria y unas propiedades atmosféricas adecuadas, entre otros factores. Entre los planetas descubiertos en el sistema de TRAPPIST-1 de momento solo hay cuatro y no siete los planetas que orbitan a una distancia adecuada. Otro factor a tener en cuenta es el “acoplamiento de marea”, al estar los planetas tan próximos entre sí es posible que siempre muestren la misma cara a su estrella, teniendo un lado permanentemente de día y el lado opuesto con noche perpetua con un tiempo de traslación y rotación similar (como la Luna por ejemplo respecto a la Tierra), o bien si la excentricidad orbital es la adecuada podría ser que tuvieran algún tipo de resonancia orbital respecto a su estrella (como Mercurio con el Sol). En el primer caso es posible que en caso de tener agua se encuentre en los bordes del planeta cercanos a la zona nocturna y más que posible en forma de hielo en el lado oscuro.
Gráfico comparativo de las órbitas del sistema estelar TRAPPIST-1 con los planetas del Sistema Solar interior y Júpiter y las lunas galileanas.

Gráfico comparativo de las órbitas del sistema planetario de TRAPPIST-1 con los planetas del Sistema Solar interior y Júpiter y las lunas galileanas. Créditos: ESO.

  • Por otro lado desconocemos si tienen atmósfera y que tipo de características tienen en caso de tenerla. Esto sería uno de los factores más importantes para la posibilidad de mantener agua en estado líquido en su superficie en los cuatro planetas que se hayan en la región “potencialmente habitable”. Por poner un ejemplo el planeta Venus se haya muy cerca del límite interior de esta región del Sol y su densa atmósfera está compuesta principalmente por dióxido de carbono y tiene un gran efecto invernadero calentando el planeta a temperaturas tan altas que el agua desaparecería. En cambio si se hayan cerca del límite exterior podría dar lugar a que el agua estuviera presente en forma de hielo.

Analizados brevemente estos cuatro puntos podemos decir que sin duda los próximos años de estudio de este sistema planetario se antojan emocionantes y el hecho de encontrar planetas de tipo terrestre alrededor de estrellas enanas rojas hacen pensar que su frecuencia posibilitará el que algún día de todos los que se vayan descubriendo gracias a telescopios de nueva generación y nuevas técnicas de detección, quizás encontremos un planeta “gemelo” a la Tierra y así soñar con la posibilidad de porqué no, haya alguna probabilidad de encontrar “vida”.

Desde este humilde blog recomendamos siempre contrastar los datos y consultar fuentes más creíbles para realmente conocer los datos objetivos del hallazgo. Recomendamos por tanto la lectura del artículo publicado por el astrofísico Daniel Marín en su blog Eureka o la web de la revista Nature en inglés, por poner algún ejemplo. Gracias a internet cuesta muy poco estar mejor informado, es simplemente cuestión de varios clics para encontrar mejores fuentes informativas.

Anuncios

Anuncian el descubrimiento de un planeta extrasolar en la zona habitable de la estrella más próxima al Sol

Hoy 24 de agosto de 2016 se ha anunciado el descubrimiento de un planeta extrasolar orbitando a la estrella más próxima a nosotros después del Sol, Próxima Centauri. Aunque los datos actuales están llenos de incógnitas es muy probable que cuando conozcamos más datos podremos decir si podría haber agua en estado líquido en la superficie de Próxima b, apodo del planeta recién descubierto.

Proxima B

Recreación artística de Próxima B. Créditos: Ricardo Ramírez.

Próxima Centauri es una enana roja que forma parte de un sistema estelar triple, junto con las otras dos estrellas de tipo solar, Alfa Centauri A y Alfa Centauri B de tamaño y características comparables a nuestro Sol. Las enanas rojas son las estrellas más abundantes en nuestra galaxia y tienen un brillo tan tenue que no pueden contemplarse a simple vista. Una pequeña anomalía en su órbita, provocada por la influencia gravitatoria del planeta, ha servido para deducir la presencia de este planeta rocoso y alguna de sus características. Da una vuelta alrededor de su sol en solo 11 días.

El anuncio ha sido publicado hoy en la revista Nature y el estudio ha sido realizado desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) y liderado por Guillem Anglada Escudé desde la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido). Por tanto se trataría del planeta extrasolar más cercano que podemos descubrir, ya que no hay estrellas más próximas.

El planeta con un tamaño algo mayor que el nuestro, se haya más cerca de su estrella que Mercurio del Sol, pero al ser una enana roja más fría que nuestro Sol, la zona de habitabilidad se encuentra mucho más cerca por lo que en caso de tener agua podría estar en estado líquido. El periodo de rotación del planeta es similar al de traslación asi que siempre mostraría la misma cara a la estrella, por lo que las temperaturas variarían mucho dependiendo de la posición del planeta en la que nos encontráramos. Uno de los problemas para la posibilidad de que haya vida es que este tipo de estrellas emiten gran cantidad de radiación de rayos X, por lo que habrá que esperar a saber si el planeta tiene atmósfera, campo magnético y su densidad para saber si cuenta con protección. El próximo paso será esperar a que el planeta eclipse su estrella y así poder determinar la existencia o no de atmósfera y su composición.

Sin duda, hoy es un día histórico que nos permitirá soñar aún más con un hipotético viaje interestelar, ciencia ficción a día de hoy.

_
Referencia: A terrestrial planet candidate in a temperate orbit around Proxima Centauri (Nature) DOI 10.1038/nature19106

El colorido de la “Pequeña Joya Nebulosa”

“Pequeña Joya Nebulosa” llamada NGC 6818. Imagen telescopio Hubble NASA/ESA.

La pasada semana la ESA y la NASA publicaron una colorida y preciosa imagen de la nebulosa planetaria NGC 6818, situada a 6.000 años luz de nosotros en la constelación de Sagitario.

La imagen, captada por el telescopio espacial Hubble, muestra una pequeña nube difusa de apenas medio año luz de diámetro rodeando una burbuja pequeña central y más brillante. El viento estelar de la estrella central impulsa material hacia afuera, formando la forma alargada por dos extremos donde escapan dichos rayos cósmicos y generando explosiones luminosas en las capas externas de la nebulosa. La estrella central tiene una magnitud aparente de 16,1 y se cree que pude ser muy parecida al Sol en su composición en etapas anteriores de su formación.

Willian Herschel

Willian Herschel

La nebulosa forma parte del cúmulo globular M75 en la constelación de Sagitario.y es muy similar a la NGC 3918, con dos estructuras visibles, una interior alargada y la otra exterior esférica.

Fue descubierta en 1787 por William Herschel, astrónomo y músico alemán descubridor del planeta Urano, los satélites de Saturno Encélado y Mimas, los satélites de Urano Titania y Oberón y más de 2000 objetos del espacio profundo además la luz infrarroja, y autor de numerosos estudios sobre el movimiento del Sol, asteroides, cometas y galaxias.

El telescopio espacial Hubble, proyecto conjunto de la NASA y la ESA en servicio desde abril de 1990, ya captó esta nebulosa en 1998, donde la estrella central aparece como un punto minúsculo azul en el centro.

La nebulosa NGC 6818 captada por el telescopio Hubble en 1998

La nebulosa NGC 6818 captada por el telescopio Hubble en 1998

Noticia original: ESA.

El Hubble capta la ‘sonrisa’ de un cúmulo de galaxias lejanas

Créditos: HST/ESA/NASA

Créditos: HST/ESA/NASA

Peculiar imagen captada por el telescopio espacial Hubble en el cúmulo de galaxias SDSS J1038 + 4849.

Los arcos son producidos por los efectos de lente gravitacional fuerte debido a la gran deformación gravitatoria que provocan los cúmulos de galaxias deformando el espacio-tiempo alrededor de ellas.

Un efecto explicado por la teoría de la relatividad de Einstein, que en este caso nos delata una sonrisa desde lo más profundo del cosmos, en la constelación de la Osa Mayor.

Fuente: Spacetelescope.org

La “mano de dios” captada por el telescopio NuStar

Se trata de una nebulosa originada por el material expulsado de una estrella que explotó y se convirtió en supernova, apodada por la “mano de dios“. El objeto, situado a unos 17.000 años luz de la Tierra, fue descubierto en los años 80, pero ahora el telescopio NuSTAR de la NASA ha podido fotografiarlo de forma excepcional en rayos X de alta energía por primera vez. La enorme nube de materia cósmica es visible en la zona azul de la imagen. Los rayos X de baja energía, previamente detectados por el observatorio Chandra de la NASA, se muestran en verde y rojo.

La Mano de dios

La Mano de Dios, fotografiada por el telescopio NuSTAR en rayos X de alta energía. Créditos: NASA/JPL-Caltech/McGill

El cadáver estelar, llamado B1509, es un púlsar: gira rápidamente alrededor de siete veces por segundo, disparando un viento de partículas hacia el material que lo rodea, material que fue expulsado en la explosión de la estrella. Estas partículas interactúan con los campos magnéticos alrededor de la materia, lo que los hace brillar con rayos-X . El resultado es una nube que, en las imágenes anteriores, se veía como una mano abierta. El púlsar no se puede ver en esta foto, pero está cerca de la mancha blanca brillante.

NuSTAR (el telescopio espectroscópico de gama nuclear) o Nuclear Spectroscopic Telescope Array es un telescopio espacial de rayos X, que utiliza un telescopio Wolter para enfocar la energía de los rayos X a partir de fuentes astrofísicas, especialmente para espectroscopia nuclear, y opera en el rango de 5 a 80 keV, es decir, los más energéticos del universo. La mayor parte de telescopios de rayos X solamente alcanzaban los 15 keV. Por lo tanto, los objetivos de NuSTAR serán los sucesos más energéticos del Universo, provocados por agujeros negros, restos de supernovas, cuásares, estrellas de neutrones, etc.

Lanzamiento NuStar