Archivo del sitio

China lanza con éxito “Queqiao” un satélite que servirá de puente de comunicaciones con la cara oculta de la Luna

China ha lanzado con éxito el satélite Queqiao (“puente de hurracas”) con destino el punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Luna con objeto de servir de puente de comunicaciones o repetidor entre el rover y aterrizador de la futura misión Chang’e 4, que alunizará en la cara oculta de la Luna.

Chang'e 5 T1 desde la cara oculta de la Luna

Imagen de la cara oculta de la Luna tomada por la sonda china Chang’e 5 T1. Créditos: CNSA

Lanzada a bordo de un cohete Larga Marcha CZ-4C desde el centro espacial de Xichang, el satélite tiene una masa de 425 kg y cuenta con una antena de 4,6 metros de diámetro, se estima la misión en 5 años. De carga secundaria, dos mini satélites Longjiang-1 y Longjiang-2 de 45 kg cada uno, se dirigen a la órbita lunar a llevar a cabo en pareja un experimento de radio y observar el espacio en frecuencias bajas, además de llevar otros instrumentos como una cámara de Arabia Saudí para tomar panorámicas lunares.

Esquema de la misión Chang'e 4 y el satélite repetidor Queqiao

Esquema de la misión Chang’e 4 y el satélite repetidor Queqiao

Es el 15º lanzamiento orbital de China en lo que va de año y la quinta misión lunar tras las sondas Chang’e 1, 2, 3 y 5-T1. El Programa Lunar Chino contempla alunizar en la cara oculta de la Luna con un rover en la misión Chang’e 4 en diciembre y una misión de recogida de muestras y vuelta a la Tierra el próximo año en la misión Chang’e 5 y quien sabe, pero muy probablemente recogida de muestras en la cara oculta en la Chang’e 6. Planes ambiciosos que por el momento van cumpliendo a la perfección, amén del retraso de la misión Chang’e 5, quizás por el lanzamiento fallido del lanzador Larga Marcha CZ-5 en julio del pasado año. Con todo ello en solo once años posiblemente veamos un rover desde la cara oculta lunar, hito no realizado hasta la fecha.

Vídeo del lanzamiento:

 

 

Anuncios

Los polos y anillos de Júpiter captados por la sonda Juno

A diferencia de los polos de Saturno y su increíble hexágono, la sonda Juno de la NASA ha observado en sus primeras órbitas los polos de Júpiter a un gran nivel de detalle, donde al desaparecer las bandas horizontales características de la atmósfera joviana aparecen un gran número de remolinos y corrientes de convección.

Aquí les mostramos la secuencia del último paso de la sonda Juno por el perijovio o punto más próximo al planeta en su órbita altamente eclíptica e inclinada para poder observar los polos.

Secuencia de imágenes tomadas por la sonda Juno orbitando a Júpiter

Secuencia de imágenes tomadas por la sonda Juno orbitando a Júpiter. Créditos: NASA.

Dado que la inclinación de Júpiter es mínima, no se pueden ver directamente los vórtices del planeta con la cámara JunoCam pero sí pueden obtenerse los datos mediante otros instrumentos, dando lugar a esta bella composición publicada por el equipo de la sonda el pasado jueves:

Polo sur de Júpiter captado por la sonda Juno

Polo sur de Júpiter captado por la sonda Juno. Créditos: NASA.

La sonda Juno da una órbita a Júpiter cada 53 días. En tan solo dos horas la sonda pasa del polo norte cruzando el perijovio hasta el polo sur para recabar la mayor cantidad de datos con sus instrumentos. La sonda, mucho más modesta que la Cassini, tiene como misión el estudio del intenso campo electromagnético del planeta y las auroras de sus polos. Los resultados preliminares arrojan que la intensidad de la magnetosfera es mucho mayor de lo previsto. Aún es pronto para definir el posible interior o estructura interna del planeta así como su formación primigenia, ignorando por el momento si pudiera ser rocoso y la cantidad de agua que pudiera contener, para dar pistas de la formación del sistema solar.

La sonda Juno es una misión del programa New Frontiers de la NASA, al igual que la sonda DAWN actuamente orbitando el planeta enano Ceres y la sonda New Horizons, rumbo a un pequeño cuerpo transneptuniano tras haber sobrevolado Plutón. Es la sonda dotada con paneles solares que más lejos ha viajado en la historia y solo la sonda Pioneer 11 había sobrevolado los polos de Júpiter con anterioridad, el polo norte en una ocasión en el año 1974.

Por último despedimos el artículo con esta impresionante imagen, nada menos que los anillos de Júpiter fotografiados desde el interior por primera vez y con la constelación de Orión al fondo… Sencillamente alucinante.

Los anillos de Júpiter vistos desde su interior con la constelación de Orión al fondo, captadas por la sonda Juno.

Los anillos de Júpiter vistos desde su interior con la constelación de Orión al fondo, captadas por la sonda Juno. Créditos: NASA.

El rover Opportunity camino de “Perseverance Valley” y descender al cráter Endurance

Hacía algún tiempo que no comentaba nada del rover Opportunity en Marte. En enero cumplió 13 años en la superficie marciana dejando atrás la zona conocida como “Cape Tribulation”, una región situada al borde del cráter Endurance, donde el viejo todoterreno de la NASA lleva recorriendo y estudiando desde hace 18 meses, analizando las rocas marcianas más antiguas hasta hasta la fecha.

Durante los próximos días el rover iniciará su descenso hacia el interior del cráter de 22 kilómetros de diámetro, por una zona denominada “Perseverance Valley”, donde hay unos rasgos perpendiculares al borde del cráter, donde el terreno es más joven y erosionado quizás por el viento, agua o hielo y así poderlo comparar con otra zona ya visitada anteriormente denominada “Rocheport”.

Borde del cráter Endurance captado por el rover Opportunity

Horizonte del rover Opportunity. A la izquierda está el borde del cráter Endurance. Créditos: NASA/JPL/J.Sorenson

Desde hace casi dos años el equipo lleva lidiando con el problema que sufrieron con la memoria flash. Por ello todas las observaciones realizadas las deben enviar el mismo día para no perderlas. El rover, diseñado inicialmente para una misión de 90 días, lleva más de 13 años recorriendo la superficie de Marte y es el ingenio humano que más distancia ha recorrido en otro mundo, superando ya los 44 kilómetros.

Mirada atrás del rover Opportunity

Zona recientemente recorrida por el rover Opportunity al borde del cráter Endurance. Créditos: NASA/JPL/J.Sorenson.

La última misión de la Cassini, 22 órbitas entre Saturno y sus anillos… The Grand Finale

Una última misión, tras casi veinte años de vuelo, la sonda Cassini se acerca a su final y su último suspiro cuando forme parte del gigante anillado para siempre. Una Sonda con mayúsculas, que nos ha dejado las más bellas estampas del planeta Saturno y su numerosa familia de anillos y lunas. Para esta última aventura la sonda pasará 22 veces entre el planeta y sus anillos antes de precipitarse en su atmósfera y decirnos adiós para siempre.

Se la recordará por ser la primera en orbitar Saturno, el más singular de los planetas de nuestro sistema solar, por los numerosos estudios de los chorros o fuentes en Encélado haciendonos soñar con un nuevo lugar para encontrar vida, por como nos ha desvelado el interior de la enigmática luna Titán, atravesando su atmósfera con su compañera de viaje Huygens, primera sonda en aterrizar en una luna del sistema exterior del sistema solar. Por sus miradas a la Tierra y sus estudios de los anillos. Con permiso de las Voyager, la Cassini será por muchísimo tiempo la mejor y más fructífera sonda enviada a estudiar otro planeta. Y lo que le queda de misión es sin duda el mejor final para esta histórica e inolvidable misión. The Grand Finale:

Los planes de estudio futuros de las lunas galileanas de Júpiter

La comunidad científica internacional considera el estudio de la luna Europa de Júpiter como prioridad. La existencia de un lago global bajo su superficie da que pensar en la posibilidad de encontrar vida microbiana. Donde hay agua podría haber vida, así de simple resumen los científicos esta posibilidad. Y en las lunas galileanas, Europa, Ganímedes y Calisto, hay más agua que en nuestro planeta, aunque la gruesa superficie de hielo dificulta su estudio. Otro de los problemas es la intensa radiación que emite Júpiter y por tanto a mayor cercanía mayor protección con lo que se incrementa el peso y a la par se reduce el período de misión y el peso útil para la instrumentación de las sondas.

De izquierda a derecha Ío, Europa, Ganímedes y Calisto, las cuatro lunas de Júpiter descubiertas por Galileo Galilei en 1610.

De izquierda a derecha Ío, Europa, Ganímedes y Calisto, las cuatro lunas de Júpiter descubiertas por Galileo Galilei en 1610. Créditos: NASA.

Lee el resto de esta entrada