Archivo del sitio

Lanzada con éxito la misión BepiColombo rumbo a Mercurio

Lanzamiento de la misión BepiColombo

Lanzamiento de la misión BepiColombo a bordo de un Ariane 5 desde el centro espacial de Kourou (Guayana Francesa) el 20 de octubre de 2018. Créditos:

A bordo de un lanzador Ariane ECA desde la base espacial de Kourou en la Guayana Francesa, la misión BepiColombo rumbo a Mercurio ha comenzado. Tras un lanzamiento exitoso, la sonda ya ha desplegado sus paneles solares y dejado atrás la órbita terrestre rumbo a Mercurio, no sin antes realizar hasta nueve encuentros planetarios, uno con la Tierra, dos sobre Venus y seis en Mercurio antes de llegar a su órbita final prevista en diciembre del año 2025. 7 años de viaje para recorrer más de 8.500 millones de km completando 17 órbitas solares antes de comenzar la misión del estudio del planeta más próximo al Sol. En el siguiente vídeo de la ESA se puede ver la trayectoria de la sonda por el sistema solar interior y los sobrevuelos previstos antes de alcanzar la órbita final en Mercurio:

La misión BepiColombo es fruto de la colaboración entre la Agencia Espacial Europea ESA y la Agencia Espacial Japonesa JAXA, y se compone del orbitador europeo Mercury Planetary Orbiter (MPO), el orbitador japonés Mercury Magnetospheric Orbiter (MMO) dentro de un escudo térmico y un módulo de propulsión que llevara a ambas sondas al pequeño planeta.

Configuración de la sonda BepiColombo rumbo a Mercurio

Configuración de la sonda BepiColombo rumbo a Mercurio

En caso de éxito se convertirá en la tercera misión en visitar Mercurio tras las norteamericanas Mariner 10 y Messenger. Con ello, la Agencia Espacial Europea habrá completado con éxito la exploración inicial del Sistema Solar interior, habiendo enviado con éxito sondas a los planetas Mercurio (BepiColombo), Venus (Venus Express) y Marte (ExoMars TGO, Mars Express), logro científico únicamente completado por EEUU.

Anuncios

Japón graba el primer vídeo desde la superficie de un asteroide

El pasado jueves la Agencia Espacial japonesa JAXA consiguió retransmitir el primer vídeo desde la superficie del asteroide Ryugu a través de uno de sus tres minirover, uno de los Minerva II1, perteneciente a la misión Hayabusa 2. La misión consiste en la recogida y retorno a nuestro planeta de muestras de esta pequeña roca que forma parte del grupo de asteroides Apolo, cuya órbita es muy cercana a la de la Tierra. La sonda lleva orbitando el asteroide desde junio de este año.

Superficie del asteroide Ryugu

Imagen de la superficie del asteroide Ryugu captada por el minirover Minerva IIB de la misión japonesa Hayabusa II tras aterrizar con éxito el pasado 23 de septiembre. Créditos: JAXA.

Tras varias intentonas y momentos de incertidumbre (maldita o bendita inmediatez gracias a las redes sociales, según cuándo y cómo se mire), el pasado 23 de septiembre el equipo de la misión publicó la ansiada noticia, habían conseguido aterrizar o mejor dicho, posarse con éxito en este cuerpo extraterrestre y retransmitir con éxito. No es una cuestión baladí, el asteroide apenas tiene 900 metros de diámetro y gira a una gran velocidad por varios ejes, amén de una superficie muy rocosa y una excasa gravedad, donde cualquier pequeño error de cálculo puede hacer que el aterrizador salga rebotado, como la malograda sonda Philae en el cometa “Chury”. Ya habían conseguido la hazaña anteriormente, en 2010 la precursora de esta misión, la sonda Hayabusa (inicialmente conocida como MUSES-C), consiguió devolver a la Tierra muestras del también asteroide cercano Itokawa, tras un periplo de algo más de 7 años desde el lanzamiento y la posterior recogida y retorno exitosos.

El asteroide Ryugu

Imagen del asteroide Ryugu captado por la sonda japonesa Hayabusa II desde una distancia de 20km el pasado mes de junio. Créditos: JAXA.

El asterode Ryugu es de tipo C, el tipo más común entre los conocidos en nuestro sistema solar interior, orbita el Sol a una distancia media de 1,18 UA (unidades astronómicas, donde la distancia entre la Tierra y Sol es considerada la unidad) pudiendo acercarse a 0,96 UA y esta compuesto principalmente por rocas con una gran cantidad de carbono y de aspecto muy oscuro a diferencia del asteroide Itokawa, que siendo de tipo S, en su composición predomina el silicio. Además de la composición, otra diferencia del ya citado Itokawa con Ryugu es que en el punto más alejado de su órbita solar está más alejado que Marte, debido a una mayor excentricidad de su órbita.

Asteroide Ryugu

Itokawa y Ryugu

Comparación a escala de los asteroides Itokawa y Ryugu, sendos objetivos de estudio de las sondas japonesas Hayabusa y Hayabusa 2. Créditos: JAXA

Con esta gran noticia la agencia espacial gubernamental japonesa se quita el mal sabor dejado por el observatorio espacial de rayos-x Hitomi (ASTRO-H) y el fracaso inicial aunque no total de su última misión interplanetaria, la sonda Akatsuki (Planet C), actualmente orbitando el planeta Venus. Fallos que no pueden para nada tapar los grandes logros como Hayabusa y apuestas de futuro de la modesta agencia japonesa con misiones muy prometedoras e interesantes como la MMX a las lunas de Marte y posible regreso a la Luna, además de su continuada presencia en la ISS y posible participación junto con EEUU en la propuesta estación internacional Gateway.

Horizontes de los mundos inmortalizados por sondas robóticas

Horizontes de los mundos inmortalizados por sondas robóticas

Damos por tanto la enhorabuena al equipo de la misión, que merecida la tiene, por ser el primer vídeo retransmitido desde la superficie de un asteroide, hito que hasta el pasado domingo ninguna empresa ni pública ni privada en el mundo había realizado hasta el momento, aunque filmes y animaciones nos intenten confundir a veces en que vivimos en un futuro que aún está muy lejos. Paso a paso, siempre hacia delante, enhorabuena JAXA!, Ryugu pasa a formar parte junto con la Luna, los planetas Venus y Marte, el asteroide Eros, la luna Titán, el cometa Churyumov-Gerasimenko y el ya mencionado Itokawa, los mundos donde algún artefacto humano ha conseguido llegar y exceptuando el último, dormirán por siempre hasta la eternidad.

Los polos y anillos de Júpiter captados por la sonda Juno

A diferencia de los polos de Saturno y su increíble hexágono, la sonda Juno de la NASA ha observado en sus primeras órbitas los polos de Júpiter a un gran nivel de detalle, donde al desaparecer las bandas horizontales características de la atmósfera joviana aparecen un gran número de remolinos y corrientes de convección.

Aquí les mostramos la secuencia del último paso de la sonda Juno por el perijovio o punto más próximo al planeta en su órbita altamente eclíptica e inclinada para poder observar los polos.

Secuencia de imágenes tomadas por la sonda Juno orbitando a Júpiter

Secuencia de imágenes tomadas por la sonda Juno orbitando a Júpiter. Créditos: NASA.

Dado que la inclinación de Júpiter es mínima, no se pueden ver directamente los vórtices del planeta con la cámara JunoCam pero sí pueden obtenerse los datos mediante otros instrumentos, dando lugar a esta bella composición publicada por el equipo de la sonda el pasado jueves:

Polo sur de Júpiter captado por la sonda Juno

Polo sur de Júpiter captado por la sonda Juno. Créditos: NASA.

La sonda Juno da una órbita a Júpiter cada 53 días. En tan solo dos horas la sonda pasa del polo norte cruzando el perijovio hasta el polo sur para recabar la mayor cantidad de datos con sus instrumentos. La sonda, mucho más modesta que la Cassini, tiene como misión el estudio del intenso campo electromagnético del planeta y las auroras de sus polos. Los resultados preliminares arrojan que la intensidad de la magnetosfera es mucho mayor de lo previsto. Aún es pronto para definir el posible interior o estructura interna del planeta así como su formación primigenia, ignorando por el momento si pudiera ser rocoso y la cantidad de agua que pudiera contener, para dar pistas de la formación del sistema solar.

La sonda Juno es una misión del programa New Frontiers de la NASA, al igual que la sonda DAWN actuamente orbitando el planeta enano Ceres y la sonda New Horizons, rumbo a un pequeño cuerpo transneptuniano tras haber sobrevolado Plutón. Es la sonda dotada con paneles solares que más lejos ha viajado en la historia y solo la sonda Pioneer 11 había sobrevolado los polos de Júpiter con anterioridad, el polo norte en una ocasión en el año 1974.

Por último despedimos el artículo con esta impresionante imagen, nada menos que los anillos de Júpiter fotografiados desde el interior por primera vez y con la constelación de Orión al fondo… Sencillamente alucinante.

Los anillos de Júpiter vistos desde su interior con la constelación de Orión al fondo, captadas por la sonda Juno.

Los anillos de Júpiter vistos desde su interior con la constelación de Orión al fondo, captadas por la sonda Juno. Créditos: NASA.

El rover Opportunity camino de “Perseverance Valley” y descender al cráter Endurance

Hacía algún tiempo que no comentaba nada del rover Opportunity en Marte. En enero cumplió 13 años en la superficie marciana dejando atrás la zona conocida como “Cape Tribulation”, una región situada al borde del cráter Endurance, donde el viejo todoterreno de la NASA lleva recorriendo y estudiando desde hace 18 meses, analizando las rocas marcianas más antiguas hasta hasta la fecha.

Durante los próximos días el rover iniciará su descenso hacia el interior del cráter de 22 kilómetros de diámetro, por una zona denominada “Perseverance Valley”, donde hay unos rasgos perpendiculares al borde del cráter, donde el terreno es más joven y erosionado quizás por el viento, agua o hielo y así poderlo comparar con otra zona ya visitada anteriormente denominada “Rocheport”.

Borde del cráter Endurance captado por el rover Opportunity

Horizonte del rover Opportunity. A la izquierda está el borde del cráter Endurance. Créditos: NASA/JPL/J.Sorenson

Desde hace casi dos años el equipo lleva lidiando con el problema que sufrieron con la memoria flash. Por ello todas las observaciones realizadas las deben enviar el mismo día para no perderlas. El rover, diseñado inicialmente para una misión de 90 días, lleva más de 13 años recorriendo la superficie de Marte y es el ingenio humano que más distancia ha recorrido en otro mundo, superando ya los 44 kilómetros.

Mirada atrás del rover Opportunity

Zona recientemente recorrida por el rover Opportunity al borde del cráter Endurance. Créditos: NASA/JPL/J.Sorenson.

Los anillos del asteroide Cariclo

En el año 2013 se descubrieron dos pequeños anillos alrededor de un asteroide por primera vez. Este asteroide llamado Cariclo es el mayor de la familia de los centauros1, cuerpos que orbitan el Sol más allá de la órbita de Júpiter. Cariclo, con un diámetro entre los 240 y 300 kilómetros, orbita nuestra estrella entre las órbitas de Saturno y Urano, sobrepasando ésta última debido a la gran excentricidad de su órbita.

El asteroide Cariclo

El asteroide Cariclo. Las imágenes son representaciones artísticas.

La existencia de los anillos, llamados temporalmente como los dos ríos sudamericanos Oyapoque y Chuí, es todo un misterio. Hasta su descubrimiento solo se conocían los anillos de los planetas gigantes Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Pues un reciente estudio publicado en la revista científica The Astrophysical Journal por dos investigadores japoneses sugiere alguna posibilidad de la existencia de una luna pastora entre los anillos para mantener la órbita estable del anillo interior. Las simulaciones de la composición e interacción de las partículas del anillo sugiere una densidad de apenas la mitad que la densidad del propio Cariclo y en el caso de ser así, establecen que la vida de este anillo interior podría estar entre un año y cien años.

Impresión artística del asteroide Cariclo y sus anillos.

Impresión artística del asteroide Cariclo y sus anillos. Créditos: ESO/L. Calçada/Nick Risinger

Los anillos están separados de la superficie de Cariclo casi 300km y el ancho de los mismos es de siete kilómetros el interior y apenas tres kilómetros el exterior, separados uno del otro en nueve kilómetros. La formación de los mismos estaría relacionada con algún tipo de colisión reciente en el asteroide. Probablemente en nuestra corta existencia no veamos a ninguna sonda espacial acercarse por allí a estudiarlo y fotografiarlo pero en caso contrario, ¿seguirá Cariclo teniendo anillos?

Simulación de Cariclo y sus anillos

Simulación de Cariclo y sus anillos. Créditos: Shugo Michikoshi y Eiichiro Kokubo

 

Nota:
1 – Los centauros son cuerpos pequeños de órbitas inestables que se encuentran en las zonas más externas del Sistema Solar y que cruzan las órbitas de planetas gigantes. Los centauros son distintos de los asteroides del cinturón principal, mucho más numerosos, que se encuentran entre las órbitas de Marte y Júpiter y podrían provenir del Cinturón de Kuiper. Tienen ese nombre porque, al igual que los centauros en la mitología antigua comparten las características de dos “especies” diferentes, en este caso sería de los cometas y de los asteroides. Cariclo parece más un asteroide y no parece tener actividad cometaria.

Referencias:
Primer sistema de anillos descubierto alrededor de un asteroide. ESO.
Simulating the Smallest Ring World of Chariklo. Shugo Michikoshi y Eiichiro Kokubo. The Astrophysical Journal Letters3 de marzo de 2017.