Lanzada con éxito la misión BepiColombo rumbo a Mercurio

Lanzamiento de la misión BepiColombo

Lanzamiento de la misión BepiColombo a bordo de un Ariane 5 desde el centro espacial de Kourou (Guayana Francesa) el 20 de octubre de 2018. Créditos:

A bordo de un lanzador Ariane ECA desde la base espacial de Kourou en la Guayana Francesa, la misión BepiColombo rumbo a Mercurio ha comenzado. Tras un lanzamiento exitoso, la sonda ya ha desplegado sus paneles solares y dejado atrás la órbita terrestre rumbo a Mercurio, no sin antes realizar hasta nueve encuentros planetarios, uno con la Tierra, dos sobre Venus y seis en Mercurio antes de llegar a su órbita final prevista en diciembre del año 2025. 7 años de viaje para recorrer más de 8.500 millones de km completando 17 órbitas solares antes de comenzar la misión del estudio del planeta más próximo al Sol. En el siguiente vídeo de la ESA se puede ver la trayectoria de la sonda por el sistema solar interior y los sobrevuelos previstos antes de alcanzar la órbita final en Mercurio:

La misión BepiColombo es fruto de la colaboración entre la Agencia Espacial Europea ESA y la Agencia Espacial Japonesa JAXA, y se compone del orbitador europeo Mercury Planetary Orbiter (MPO), el orbitador japonés Mercury Magnetospheric Orbiter (MMO) dentro de un escudo térmico y un módulo de propulsión que llevara a ambas sondas al pequeño planeta.

Configuración de la sonda BepiColombo rumbo a Mercurio

Configuración de la sonda BepiColombo rumbo a Mercurio

En caso de éxito se convertirá en la tercera misión en visitar Mercurio tras las norteamericanas Mariner 10 y Messenger. Con ello, la Agencia Espacial Europea habrá completado con éxito la exploración inicial del Sistema Solar interior, habiendo enviado con éxito sondas a los planetas Mercurio (BepiColombo), Venus (Venus Express) y Marte (ExoMars TGO, Mars Express), logro científico únicamente completado por EEUU.

Anuncios

Japón graba el primer vídeo desde la superficie de un asteroide

El pasado jueves la Agencia Espacial japonesa JAXA consiguió retransmitir el primer vídeo desde la superficie del asteroide Ryugu a través de uno de sus tres minirover, uno de los Minerva II1, perteneciente a la misión Hayabusa 2. La misión consiste en la recogida y retorno a nuestro planeta de muestras de esta pequeña roca que forma parte del grupo de asteroides Apolo, cuya órbita es muy cercana a la de la Tierra. La sonda lleva orbitando el asteroide desde junio de este año.

Superficie del asteroide Ryugu

Imagen de la superficie del asteroide Ryugu captada por el minirover Minerva IIB de la misión japonesa Hayabusa II tras aterrizar con éxito el pasado 23 de septiembre. Créditos: JAXA.

Tras varias intentonas y momentos de incertidumbre (maldita o bendita inmediatez gracias a las redes sociales, según cuándo y cómo se mire), el pasado 23 de septiembre el equipo de la misión publicó la ansiada noticia, habían conseguido aterrizar o mejor dicho, posarse con éxito en este cuerpo extraterrestre y retransmitir con éxito. No es una cuestión baladí, el asteroide apenas tiene 900 metros de diámetro y gira a una gran velocidad por varios ejes, amén de una superficie muy rocosa y una excasa gravedad, donde cualquier pequeño error de cálculo puede hacer que el aterrizador salga rebotado, como la malograda sonda Philae en el cometa “Chury”. Ya habían conseguido la hazaña anteriormente, en 2010 la precursora de esta misión, la sonda Hayabusa (inicialmente conocida como MUSES-C), consiguió devolver a la Tierra muestras del también asteroide cercano Itokawa, tras un periplo de algo más de 7 años desde el lanzamiento y la posterior recogida y retorno exitosos.

El asteroide Ryugu

Imagen del asteroide Ryugu captado por la sonda japonesa Hayabusa II desde una distancia de 20km el pasado mes de junio. Créditos: JAXA.

El asterode Ryugu es de tipo C, el tipo más común entre los conocidos en nuestro sistema solar interior, orbita el Sol a una distancia media de 1,18 UA (unidades astronómicas, donde la distancia entre la Tierra y Sol es considerada la unidad) pudiendo acercarse a 0,96 UA y esta compuesto principalmente por rocas con una gran cantidad de carbono y de aspecto muy oscuro a diferencia del asteroide Itokawa, que siendo de tipo S, en su composición predomina el silicio. Además de la composición, otra diferencia del ya citado Itokawa con Ryugu es que en el punto más alejado de su órbita solar está más alejado que Marte, debido a una mayor excentricidad de su órbita.

Asteroide Ryugu

Itokawa y Ryugu

Comparación a escala de los asteroides Itokawa y Ryugu, sendos objetivos de estudio de las sondas japonesas Hayabusa y Hayabusa 2. Créditos: JAXA

Con esta gran noticia la agencia espacial gubernamental japonesa se quita el mal sabor dejado por el observatorio espacial de rayos-x Hitomi (ASTRO-H) y el fracaso inicial aunque no total de su última misión interplanetaria, la sonda Akatsuki (Planet C), actualmente orbitando el planeta Venus. Fallos que no pueden para nada tapar los grandes logros como Hayabusa y apuestas de futuro de la modesta agencia japonesa con misiones muy prometedoras e interesantes como la MMX a las lunas de Marte y posible regreso a la Luna, además de su continuada presencia en la ISS y posible participación junto con EEUU en la propuesta estación internacional Gateway.

Horizontes de los mundos inmortalizados por sondas robóticas

Horizontes de los mundos inmortalizados por sondas robóticas

Damos por tanto la enhorabuena al equipo de la misión, que merecida la tiene, por ser el primer vídeo retransmitido desde la superficie de un asteroide, hito que hasta el pasado domingo ninguna empresa ni pública ni privada en el mundo había realizado hasta el momento, aunque filmes y animaciones nos intenten confundir a veces en que vivimos en un futuro que aún está muy lejos. Paso a paso, siempre hacia delante, enhorabuena JAXA!, Ryugu pasa a formar parte junto con la Luna, los planetas Venus y Marte, el asteroide Eros, la luna Titán, el cometa Churyumov-Gerasimenko y el ya mencionado Itokawa, los mundos donde algún artefacto humano ha conseguido llegar y exceptuando el último, dormirán por siempre hasta la eternidad.

Aterrizajes en Venus

Aterrizajes en Venus

Créditos: imágenes de la superficie: Roscosmos, Mapa: NASA, Composición: Julio J. Díez

Gráfico que muestra las sondas que han llegado a la superficie venusina y consiguieron transmitir datos desde ella y su situación aproximada en el planeta. Las Venera 7 y 8 y la Pioneer Venus Multiprobe (en realidad eran cuatro subsondas) eran sondas atmosféricas pero consiguieron transmitir desde la superficie de Venus. Las sondas Venera no todas llevaban cámaras por lo que únicamente tenemos fotos de la superficie de Venus de las sondas Venera 9, 10, 13 y 14, siendo las de estas dos últimas ya en color.

Desde 1985 no se ha enviado ninguna sonda a la superficie del planeta.

China lanza con éxito “Queqiao” un satélite que servirá de puente de comunicaciones con la cara oculta de la Luna

China ha lanzado con éxito el satélite Queqiao (“puente de hurracas”) con destino el punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Luna con objeto de servir de puente de comunicaciones o repetidor entre el rover y aterrizador de la futura misión Chang’e 4, que alunizará en la cara oculta de la Luna.

Chang'e 5 T1 desde la cara oculta de la Luna

Imagen de la cara oculta de la Luna tomada por la sonda china Chang’e 5 T1. Créditos: CNSA

Lanzada a bordo de un cohete Larga Marcha CZ-4C desde el centro espacial de Xichang, el satélite tiene una masa de 425 kg y cuenta con una antena de 4,6 metros de diámetro, se estima la misión en 5 años. De carga secundaria, dos mini satélites Longjiang-1 y Longjiang-2 de 45 kg cada uno, se dirigen a la órbita lunar a llevar a cabo en pareja un experimento de radio y observar el espacio en frecuencias bajas, además de llevar otros instrumentos como una cámara de Arabia Saudí para tomar panorámicas lunares.

Esquema de la misión Chang'e 4 y el satélite repetidor Queqiao

Esquema de la misión Chang’e 4 y el satélite repetidor Queqiao

Es el 15º lanzamiento orbital de China en lo que va de año y la quinta misión lunar tras las sondas Chang’e 1, 2, 3 y 5-T1. El Programa Lunar Chino contempla alunizar en la cara oculta de la Luna con un rover en la misión Chang’e 4 en diciembre y una misión de recogida de muestras y vuelta a la Tierra el próximo año en la misión Chang’e 5 y quien sabe, pero muy probablemente recogida de muestras en la cara oculta en la Chang’e 6. Planes ambiciosos que por el momento van cumpliendo a la perfección, amén del retraso de la misión Chang’e 5, quizás por el lanzamiento fallido del lanzador Larga Marcha CZ-5 en julio del pasado año. Con todo ello en solo once años posiblemente veamos un rover desde la cara oculta lunar, hito no realizado hasta la fecha.

Vídeo del lanzamiento:

 

 

¡Hasta pronto Starman! El Falcon Heavy de SpaceX despega con éxito

Pues salió bien la jugada a SpaceX con el vuelo inaugural del cohete pesado Falcon Heavy y la carga compuesta por un Tesla Roadster y su “conductor” Starman, un maniquí que orbitará el Sol hasta el fin de nuestros días.

Impresionante es poco adjetivo para describir el lanzamiento. La expectación era máxima por los continuos retrasos en el desarrollo del vector. El Falcon Heavy despegó desde Cabo Cañaveral con sus 27 motores Merlin funcionando al unísono, convirtiendo al lanzador en el más potente en servicio en la actualidad y cuarto en capacidad de carga diseñado en la historia, tras el Saturno V, el N1 y el Energía.

Los 27 motores del Falcon Heavy

Los 27 motores del Falcon Heavy

La apuesta era difícil, el lanzador se compone de tres etapas similares derivadas de la primera etapa del lanzador Falcon 9, las laterales ya habían sido usadas y recuperadas tras un vuelo anterior. En cambio la central es la que tuvo que ser rediseñada desde cero para poder aguantar las cargas de las laterales. Cada primera etapa se compone a su vez de nueve motores Merlin en configuración octaweb, un octógono con un motor situado en el centro. Tras el lanzamiento las etapas laterales se desprenderían primero y aterrizarían en tierra y la etapa central en una barcaza situada en alta mar.

Falcon Heavy en la plataforma de lanzamiento

Falcon Heavy en la plataforma de lanzamiento

La carga de la misión era la de poner en órbita solar al coche del mismo Elon Musk, un Tesla Roadster descapotable y adornado con un maniqui bautizado como Starman.

Pues así y todo cerca de las 22 horas horario peninsular rugieron los 27 motores sin ningún problema. Se elevaron ante la mirada de espaciotrastornados unos, incrédulos otros, al ver semejante bestia capaz de emerger de la tierra rumbo al cielo. Las etapas laterales se desprendieron y en una coreografía perfecta, volvieron a tierra aterrizando al unísono, dejando una de las imágenes mas icónicas de nuestros días.

Las etapas laterales del Falcon Heavy aterrizando al unísono

Las etapas laterales del Falcon Heavy aterrizando al unísono

La etapa central no corrió la misma suerte, se perdió estrellándose lejos de la barcaza a una gran velocidad y ya solo faltaba ver la abertura de la cofia y el estado de la carga ahora ya en el espacio. A ritmo de David Bowie la cofia se abrió y nos descubrió a Starman, el viajero de las estrellas, a bordo de un descapotable rojo y nuestro planeta al fondo. La carga ni va a Marte ni orbitará Marte, orbitará el Sol solo que a lo largo de su órbita el punto más lejano o afelio cruzará la órbita de Marte y llegará al cinturón de asteroides, ¿parece sencillo de explicar no?

Falcon Heavy Starman Tesla

Falcon Heavy Starman Tesla

Falcon Heavy Starman Tesla

Falcon Heavy Starman Tesla

Pues bien ahora viene la cuestión, ¿que será lo próximo?. Tras tener en su poder el vector con mayor capacidad de carga del mundo y a un costo muy por debajo del mercado actual, la empresa ha declinado la posibilidad de mandar vuelos tripulados con este lanzador. Certificar un vector para vuelos tripulados requiere de muchos tests y eso es tiempo y mucho dinero y de momento su carguera operativa Dragon y su futura versión tripulada la podrían lanzar con el Falcon 9, que ya tiene un buen bagaje a cuestas. Ya habían cancelado la versión de la Dragon para Marte y el vuelo cislunar y antes habían conseguido reutilizar la Dragon de carga para órbita baja. Según SpaceX, ahora se dedicarán a terminar la Dragon tripulada que ya tiene su retraso, el desarrollo del nuevo motor Raptor e iniciar el desarrollo del BFR (Big Falcon Rocket o “Big Fucking Rocket” como prefiera), un lanzador que esta vez sí, se convertiría en el mayor de la historia, por encima del Saturno V y “reutilizable”, ahí es nada. El desarrollo del vector puede que lleve más de diez años pero todos hemos visto el Falcon Heavy despegar, aterrizar sus etapas laterales y a Starman en un descapotable rumbo a ninguna parte…, si han podido realizar esto, ¿por qué no van a poder desarrollar el BFR?

Hay un plan B, que sería un Big Falcon Heavy pero en vez de dos etapas laterales, podría tener cuatro etapas o quien sabe. La etapa central debería ser rediseñada y la cofia a decir verdad se quedaría pequeña para tal aumento de capacidad de carga. Pero esto ya es harina de otro costal, de momento disfrutemos con haber sido testigos del vuelo inaugural del Falcon Heavy, se puede decir que “La conquista “privada” del espacio ha comenzado…”